YES, WE CAN

 

 

Sí. Podemos  situar a Madrid  como un  referente internacional de ciudad abierta, tolerante y de vanguardia.

 

Tenemos historia, cultura y talento. Y barrios con mucho sabor que nos brindan la oportunidad de conocer pequeños establecimientos con grandes tesoros por descubrir.

 

Podemos empezar por La Latina.

 

La Latina, Beatriz Galindo, escritora y humanista que ya en el siglo XV, fascinó a Isabel La Católica y se ocupó de la formación de sus hijos.

 

El barrio de La Latina es hoy cita obligada  para los madrileños y, por supuesto, para todas las personas que nos visitan.

 

El Rastro, nuestro mercado dominical por excelencia,  resulta  delicioso el resto de los días de la semana. El Centro Cultural La Corrala, restaurado hoy junto al Museo de Artes y Tradiciones populares, nos muestra el origen y la evolución de aquellos patios de vecinos donde personas de otras provincias apostaban por vivir en la capital superando obstáculos y adversidades.

 

Guadalupe González Hontoria, historiadora que en los años 70 recorrió España en su Renault 4*4, encontró utensilios artesanales que el museo nos muestra como un sorprendente  repaso de la historia de nuestro país.

 

La planta inferior de esta antigua corrala nos da la posibilidad de organizar eventos en un lugar idóneo para repasar el origen de la calidad de los artesanos en Madrid.

 

La Plaza de Cascorro, en pleno mes de Enero, nos invita a disfrutar de unas cañas al sol en cualquiera de sus terrazas.

 

El Mercado de la Cebada, redibujado  por el equipo de  Boa Mistura, aúna residentes haciendo su compra habitual con nuevos inquilinos que rehúyen de los grandes centros comerciales y  aprecian la calidad del pequeño comercio local.

 

        Si, podemos presumir de Madrid como referente internacional de ciudad abierta, tolerante y de vanguardia.